La reelección indefinida es tropezar con la misma piedra


En Diciembre del 2015 la Corte Constitucional del Ecuador aprobó un paquete de enmiendas entre las cuales una de ellas permite a partir del 2021 la reelección indefinida de un cargo público. La “continuidad del proyecto político” fue uno de los argumentos esgrimido para apoyar y justificar este cambio en la constitución ecuatoriana y que se repite en 12 países a nivel mundial.

Si la continuidad del proyecto, la estabilidad o la consecución de una idea política son algunas justificaciones y argumentos para defender la reelección indefinida los países que permiten esta figura jurídica deberían contar con una madurez política que genere solidez institucional, desarrollo económico y un buen entorno empresarial.

Los países detallados a continuación son aquellos que permiten la reelección indefinida de un cargo público y, además, se incluye el número de años que el mandatario actual lleva ocupando el sillón presidencial.


Sin ser un agudo observador podemos evidenciar que no existe un país denominado como “desarrollado” dentro del listado presentado. La mayor parte de países que permiten la reelección indefinida pertenecen a África, seguida por América Latina y el Caribe. Tanto Europa como Asia aportan un país cada uno.

Acemoglu determina claramente en su libro ¿Por qué fracasan los países? que uno de los factores históricamente más importantes para alcanzar el desarrollo de un país es contar con instituciones inclusivas en lo político y en lo económico. Es precisamente el Índice de Calidad Institucional[2] el que nos muestra la situación real de este factor en varios países. No solamente instituciones legales o civiles, también se incluyen instituciones económicas y de mercado.