Ellos no tienen la culpa, sus gobiernos sí