• mjvillaquiran

Integración financiera: una oportunidad para el crecimiento económico

¿Es viable la integración financiera para un mercado pequeño como el ecuatoriano?

Ecuador es uno de los países que más altas tasas de interés tiene en la región y no precisamente porque exista un boyante mercado financiero, sino por la falta del mismo. La integración financiera es, en términos sencillos, la apertura del sistema financiero nacional a la banca extranjera, de tal manera que, tanto los bancos nacionales como los internacionales, operen en igualdad de condiciones.


Ahora, muchos se preguntarán: ¿Es viable la integración financiera para un mercado pequeño como el ecuatoriano?


Gabriela Calderón, investigadora y editora de El Cato Institute, afirma que países como Panamá –que al igual que Ecuador está dolarizado– o territorios autónomos como Hong Kong, demuestran que sí. Asimismo, Calderón sostiene que, “la economía panameña no depende de su ahorro interno para conceder créditos porque se benefician de la captación de ahorros del resto de mundo cuando escasean los propios”.


Por su parte, Pedro Romero, catedrático de la Universidad San Francisco de Quito, señala que los países que saldrán más rápido de la crisis económica provocada por el COVID-19, serán los que fomentaron el ahorro y además los que tenían un mercado financiero desarrollado que les facilitaría el acceso al crédito.


En virtud de que el país pueda gozar de liquidez, por consecuencia de la integración financiera, Pedro Romero manifiesta que se debe “eliminar el impuesto de la salida de divisas porque a la larga es un impuesto a la entrada” de capital. De igual manera, argumenta que las regulaciones estipuladas en el Código Orgánico Monetario también deberían desaparecer, pues, al controlar las tasas de interés, no se atrae al capital de la banca internacional, sino que se lo espanta.


Carlos Gonzales, abogado panameño que se desempeña como experto en litigios comerciales globales, indica que Ecuador puede ser el país más rico de América Latina si es que abre los mercados y genera apertura financiera, por el simple hecho de estar dolarizado. Además, afirma que el país posee recursos humanos extraordinarios y de gran talento, pero lo que obstaculiza a la promesa de la prosperidad son: los malos políticos y la mala política pública.


Para Francisco Zalles, socio fundador de LatAm Partners, “Ecuador no sufre de un esquema monetario paupérrimo, lo que el Ecuador sufre es un sistema político económico totalmente contrario a la voluntad del pueblo, que es mantener una moneda dura”, como lo es el dólar.


El ecuatoriano ya tiene la capacidad de consumo a través del dólar, sin embargo, carece de oferta de productos baratos. Al abrir las fronteras comerciales, habrá más demanda de créditos que pueden ser alicientes para la incursión de capital externo, eso se dará únicamente con un apropiado ambiente político, económico y jurídico.


Zalles concluye que "Ecuador tiene que ser visto por los inversionistas como la gran oportunidad que no se dio” y que, para ello, se debe trabajar en quitar todas las trabas regulatorias que generan prebendas para ciertos sectores.


Es claro que el país goza de una gran ventaja llamada: dolarización. Sin embargo, esta no puede desarrollar todo su potencial por la existencia de condiciones poco favorables.

34 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
LIBRE RAZÓN
Oficina Quito:  Vasco de Contreras N35-236
Teléfonos: (+593) 02 443 085 | +593 0998 352936
Contacto: librerazon@gmail.com
 Quito, Ecuador