La normativización afecta a las mujeres