Ciudadanos más libres, una condición necesaria para las Smart Cities

October 26, 2018

 

 

 

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas prevé que para el 2050, alrededor del 68% de la población mundial vivirá en ciudades. En la actualidad la cifra de personas que residen en zonas urbanas es del 55%. Los procesos de urbanización representan un reto para la gestión de las ciudades, que están avocadas a innovar para atender adecuadamente las necesidades de sus ciudadanos.

 

Confluyen entonces dos fenómenos sociales: los procesos acelerados de urbanización y la Cuarta Revolución Industrial o revolución digital. Surge entonces una gran oportunidad para que la tecnología aporte a la planificación urbana, desarrollo económico, preservación ambiental, optimización de servicios, participación social y transparencia en la gestión.  

 

En este contexto,  emerge el concepto de ciudades inteligentes (Smart cities). Una ciudad inteligente es aquella que piensa su planificación para el desarrollo ubicando en el centro al ser humano (individuo), usa herramientas tecnológicas para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y atiende adecuadamente factores como: sostenibilidad, eficiencia, participación social, inclusión.

 

Son ciudades sostenibles (que piensan en esta y las futuras generaciones), innovadoras (dan respuestas creativas a problemas actuales), atractivas para la inversión (competitivas) ycon gobiernos locales eficientes, en la cual los servicios funcionen.

 

Una Smart city cuenta con espacios públicos seguros, calidad es sus servicios públicos, brinda un ambiente propicio para generar empleo, combate la pobreza desde el uso adecuado de los recursos locales. 

 

La tecnología es esencial para la construcción de Smart cities, siendo la conectividad un elemento clave de la Cuarta Revolución Industrial. Los países y ciudades demandan gestores que entiendan la administración desde estas dinámicas. Según un estudio publicado por el World Economic Forum, Ecuador se ubica en primer lugar en el ranking de penetración de internet a nivel de la Región. Sin duda, la empresa privada ha tenido un rol protagónico en este proceso en el país, generando una oportunidad para caminar en la consolidación de ciudades inteligentes.

 

Crear un ambiente propicio para el desarrollo de nuevas tecnologías, resulta imprescindible en una ciudad en la que los niveles de pobreza y subempleo se han incrementado. La posibilidad de crear desarrollo a través de las industrias de tecnología, aprovechar los altos niveles de penetración de internet, debería estar en la agenda local.

 

Algunas realidades: el reporte de pobreza y desigualdad del INEC (corte a junio del 2018) refleja que en Quito la tasa de pobreza se encuentra en el orden del 12,8% y es la ciudad del Ecuador con la tasa más alta de pobreza extrema 4,6%. Esto, mientras en el mundo las ciudades son fuente de riqueza económica, lo cual nos hace reflexionar y no conduce a repensar el modelo de desarrollo de la ciudad. Quito debe transitar la ruta de una ciudad de oportunidades. Para hacerlo es necesario:

  • Evitar la expansión urbana sin planificación

  • Los recursos: uso de suelo, infraestructura, servicio de transporte público, integrados a la política de crecimiento económico.

  • La población joven siendo partícipe del desarrollo urbano sostenible.

La gestión de todos estos puntos requiere claridad en cuanto a las condiciones que propiciarán el desarrollo tecnológico, siendo la libertad una condición necesaria y central.

 

Si los ciudadanos encuentran la libertad necesaria para crear, innovar, emprender, las soluciones a los retos de la expansión urbana estarán al alcance de la ciudad.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 19, 2019

Please reload

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
LIBRE RAZÓN
Oficina Quito:  Vasco de Contreras N35-236
Teléfonos: (+593) 02 443 085 | +593 0998 352936
Contacto: librerazon@gmail.com
 Quito, Ecuador