Los impuestos no crean prosperidad

July 31, 2017

Una reflexión sobre la falacia de la ventana rota y la realidad sobre los impuestos

Frédéric Bastiat, liberal clásico y miembro de la asamblea francesa, nos invitó a reflexionar sobre la falacia de la ventana rota en su famoso ensayo Ce qu’on voit et ce qu’on ne voit pas (Lo que se ve y lo que no se ve). Su propuesta, escrita hace más de 150 años, sigue tan vigente como entonces. Y el ejemplo preclaro son los impuestos.

 

El relato inicia cuando un joven arroja un ladrillo hacia la panadería de su barrio y rompe una ventana. El panadero sale inmediatamente, pero el joven ya no estaba. En seguida, un grupo de curiosos se reúne a fuera de la panadería para discutir sobre lo sucedido. Algunos audaces concluyen que esto tiene un lado bueno, algún vidriero obtendrá una ganancia.

 

¿Cuánto ha de costar un nuevo vidrio? – exclama el agredido. Alguien de la multitud se atreve a sugerir – 100 pesos, no parece ser una suma significativa. El mismo individuo agrega – después de todo, si esta clase de vidrios nunca se rompiesen, ¿qué sentido tendría el negocio de una vidriería?

Las personas reunidas continúan conversando sobre las oportunidades que la ventana rota ofrece a la sociedad. Una vez que el vidriero reciba los 100 pesos, puede gastar en nuevas cosas y, por consecuencia, se genera una cadena con beneficiarios infinitos.

 

La ventana rota también representa un gasto inesperado para el panadero. Ahora debe renunciar al traje nuevo por el que había guardado dinero. Por lo tanto, la ganancia que obtiene el vidriero, no es otra cosa que la pérdida del sastre. Esto es lo que claramente no vemos.

 

Lo mismo sucede con la opinión pública cuando le da legitimidad al pago de una cantidad impositiva para el Estado. Es posible pensar que aquella recaudación genera bienestar a la comunidad, dado que lo que se ve es solamente la contribución del dinero y la respuesta del Estado por medio de obras y servicios públicos.

 

Sin embargo, lo que no se ve es que el dinero que los ciudadanos destinamos a los impuestos nos hace intrínsecamente renunciar a algo que deseamos obtener con ese dinero, y los ecuatorianos somos conscientes de esto.

 

En años recientes, el ex presidente Rafael Correa presentó un proyecto de ley más ambicioso sobre el impuesto a la plusvalía. Y a pesar de que los ecuatorianos salimos a las calles a reclamar esta medida sobre el incremento del valor de un bien por causas extrínsecas a él (RAE), la Asamblea Nacional aprobó la nueva ley a inicios del 2017. De esta forma, la mayoría de personas que vendan sus bienes inmuebles, deberán pagar un tributo al Estado por la ganancia extraordinaria. 

 

Otro impuesto que los ecuatorianos pagamos es por la salida de divisas. Los consumos mayores a $5.000 gravan una tasa del 5 por ciento. Por lo tanto, quienes deseen utilizar su dinero en el exterior, deben entregar parte del mismo al Estado ecuatoriano.

 

La lista es bastante extensa, pues actualmente en el Ecuador se cobran 31 impuestos: nueve de ellos son cobrados por los gobiernos seccionales y 12 por el SRI, 5 son recaudos bajo la figura de “contribuciones solidarias”. Los importadores pagan aranceles y el Fodinfa. Además, existen dos aportaciones que no están catalogadas dentro del grupo inicial: seguridad social y utilidades. Y finalmente, el nuevo tributo aprobado este año por la Asamblea Nacional y el Ejecutivo, el impuesto a la plusvalía, que grava, lo que según el gobierno denomina, “el impuesto del valor especulativo del suelo”.

 

Lo que no se ve es lo que los ciudadanos podrían realizar con ese diferencial económico que estamos obligados a dar al Estado. Algunos querrán un traje nuevo, un vehículo, o una casa nueva; no lo sabemos con precisión. Lo que sí sabemos es que los tributos al Estado son costos de oportunidad e implican menor satisfacción para los consumidores.

 

Los impuestos no crean prosperidad, la destruyen. La libertad de elección es la única capaz de generar acciones libres que creen riqueza, y no se necesita un Estado que planifique todo para este fin. Lo fundamental es el respeto a los derechos individuales: la vida, la propiedad privada y la libertad. Nadie debe verse obligado a renunciar a un traje nuevo, por reparar una ventana, porque algún individuo benefactor decidió que era mucho mejor tener una ventana rota.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 19, 2019

Please reload

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
LIBRE RAZÓN
Oficina Quito:  Vasco de Contreras N35-236
Teléfonos: (+593) 02 443 085 | +593 0998 352936
Contacto: librerazon@gmail.com
 Quito, Ecuador