Sí, fue una década farreada

Uno de los principales argumentos para defender la gestión de la Revolución Ciudadana durante sus dos primeros períodos es que fue la época en la que los ciudadanos gozaron de mayor crecimiento económico, algo parcialmente cierto porque esconde la basura bajo la alfombra.


Desde mi punto de vista la mejor manera de analizar este primer argumento es observar la cantidad de recursos que generó la economía por persona durante los períodos analizados. En mi análisis, existen puntos de inflexión en la historia económica contemporánea de nuestro país como la dolarización y la entrada en vigencia de la nueva constitución en 2008.

Gráfico 1. PIB per cápita del Ecuador en US$ a precios constantes de 2010

Fuente: Banco Mundial

Desde el Gráfico 1, se puede decir que efectivamente en términos nominales el Ecuador llegó a ser más “rico” que nunca antes. Sin embargo, esta retórica no considera los siguientes puntos:

1. En el 2014 se produce la mayor destrucción de riqueza de la historia dolarizada de nuestro país, que se detiene dos años después y sube ligeramente en el 2017 pero hasta el día de hoy no nos hemos podido recuperar.

2. El crecimiento de la economía fue prácticamente constante desde que nos dolarizamos por lo que no se podría adjudicar directamente el crecimiento económico a la nueva gestión.

Para analizar el punto 2 mencionado anteriormente, decidimos hacer un análisis por periodo para observar si es que existe una mejoría importante en el crecimiento económico posterior a la implementación de la nueva constitución en el año 2008.

Gráfico 2. Variación del PIB per cápita del Ecuador en US$ a precios constantes de 2010

Fuente: Banco Mundial

El Gráfico 2 nos muestra que el crecimiento económico desde la dolarización (2000) hasta el año en el que entra en vigencia la nueva Constitución (2008) fue superior que en el periodo restante de la Revolución Ciudadana.

La información anterior fuera bastante irrelevante si no la comparamos con la cantidad de recursos que se manejaron en ambos periodos. Del 2008 al 2017 se gastó cuatro veces más que en el periodo anterior y diría que un dato relevante a tomar en consideración es que todo ese volumen de recursos fue manejado por un solo Gobierno, bajo la misma visión y prácticamente con todas las instituciones políticas a su favor a diferencia de la profunda inestabilidad ocurrida durante el periodo anterior.

Debemos reflexionar que a pesar que desde el 2008 el Gobierno que tuvo todos los factores alineados para lograr cambios profundos y reales tuvo un desempeño económico bastante mediocre incluso inferior de lo visto desde el año 2000 al 2008.

Gráfico 3. Miles de millones de dólares de Ingresos y Gastos del Sector Público no Financiero por periodos


Fuente: Ministerio de Finanzas, entidades del Sector Público no Financiero y Banco Central del Ecuador.

Hay quienes conocen estos datos y tratan de escudarse en otras mediciones o eslóganes como: “A los trabajadores les fue mucho mejor” y se adjudican supuestos grandes logros como la duplicación del salario básico. Sin embargo, no toman en consideración otros datos que hacen diferentes aproximaciones sobre la situación de los trabajadores.

Debemos tomar en cuenta que el Salario Básico es un salario que se determina través de decreto, es decir, se establece bajo criterio político por lo que se puede prestar para discursos populistas pero que no reflejan la situación real del empleo en el Ecuador. El Gráfico 4 nos muestra como a pesar de que el salario básico se duplicó en menos de una década; esto no se reflejó en los ingresos de los trabajadores.

Gráfico 4. Ingreso promedio mensual del empleo, empleo adecuado, subempleo, otro empleo no pleno y el salario básico unificado


Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)

Otro factor a considerar es el de los ecuatorianos en edad de trabajar, y el Gráfico 5 nos muestra datos reveladores que podemos considerar como un congelamiento en su situación de empleo. Las cifras del 2007 y del 2017 en empleado adecuado se mantienen prácticamente iguales bordeando el 40% y el empleo no pleno (sumatoria de Subempleo, Empleo no Remunerado, Otro Empleo no pleno y Empleo no Clasificado) se encuentra bordeando el 50%.

Gráfico 5. Caracterización de la Población Económicamente Activa del Ecuador

Fuente: INEC

Otro dato bajo el cual tratan de escudarse los fanáticos de la década farreada es en los de desarrollo humano, argumentan que la calidad de vida y los servicios mejoraron como nunca antes. A pesar del relato, los datos de la Gráfica 6 no muestran un gran cambio en la velocidad de mejora desde que nos encontramos dolarizados.

Gráfico 6. Variación en la calificación del Índice de Desarrollo Humano


Fuente: Human Development Data

Todos estos datos van acorde a los que se exponen en el Gráfico 7, donde se deja claro que sin importar cómo se mida la tasa de incidencia de la pobreza esta se redujo a una mayor velocidad en el periodo previo a la Constitución del 2008.

Gráfico 7. Variación de tasa de incidencia de la pobreza en base a ingresos diarios por paridad de poder adquisitivo en US$ 2011


Fuente: Banco Mundial

Por último, el dato que desde mi punto de vista es menos relevante pero que se suele responder constantemente cuando se levantan las críticas a los administradores de la década farreada: “Pero la desigualdad se redujo.” Aunque la reducción de la desigualdad no debería ser un símbolo de éxito lo cierto es que este argumento también esconde ciertos vicios. Los datos muestran que desde que nos dolarizamos la desigualdad se redujo a una mayor velocidad en la época previa a la nueva Constitución.

Gráfico 8. Variación de la desigualdad a través del Índice de Gini


Fuente: Banco Mundial

Conclusión:

Después de la Constitución del 2008 hasta el 2017 se manejaron cuatro veces más recursos que en el periodo anterior. Hay que recalcar que esa enorme cantidad de recursos fue manejada por un mismo Gobierno, con una misma visión y con los demás poderes del Estado al servicio del Ejecutivo. Sin embargo, los ingresos promedios mensuales de los trabajadores no mejoraron sustancialmente ni siquiera al ritmo de lo decretado a través del salario básico. El crecimiento económico fue más lento al igual que la reducción de la pobreza, tampoco se solucionó la falta de empleo adecuado ni hubo una mejora sustancial en el Índice de Desarrollo Humano, ni siquiera una reducción más veloz de la desigualdad.

Gran parte de las mejoras en la economía y en la vida de los ecuatorianos parece relacionarse más con la dolarización que con cualquier otra medida tomada por los gobiernos hasta ahora, mejorías que se vieron mermadas desde la Constitución del 2008 y el Gobierno de la década farreada.

176 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
LIBRE RAZÓN
Oficina Quito:  Vasco de Contreras N35-236
Teléfonos: (+593) 02 443 085 | +593 0998 352936
Contacto: librerazon@gmail.com
 Quito, Ecuador