top of page

Alianza del Pacífico: una oportunidad para todos


foto de Julius Silver from Pexels


El 20 de abril Guillermo Lasso, presidente electo del Ecuador, solicitó ayuda al gobierno colombiano, debido a que ostenta la presidencia pro témpore, “para un inmediato ingreso de pleno derecho a la Alianza del Pacífico”, desde entonces, poco o mucho, hemos escuchado hablar acerca de la misma.


La Alianza del Pacífico conformada por Chile, Colombia, México, y Perú, es un mecanismo de articulación política, económica, de cooperación e integración que busca lograr un mayor crecimiento y una mayor competitividad de las economías que la integren además de promover un avance progresivo de la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas entre estos territorios.


Su mercado objetivo es el litoral asiático del Pacífico, una de las principales regiones de la economía global. Trae consigo, una innumerable cantidad de oportunidades para los ecuatorianos, puesto que impulsa iniciativas acerca de libre movilidad de personas, mejoras en la competitividad y la innovación de las micro, pequeñas y medianas empresas, intercambio académico y estudiantil, integración de los mercados de valores, y preservación del medio ambiente.


Con un mercado potencial que ronda los 230 millones de personas, la entrada a esta alianza significaría una gran oportunidad para el comercio nacional, tanto en importaciones cuanto en exportaciones. La competencia a la que se daría paso no solo incrementaría la capacidad adquisitiva, dado que abarataría el costo de los productos y servicios como ropa, vehículos, productos de consumo masivo, servicios financieros, por mencionar algunos. También mejoraría la calidad de estos además de nuestra calidad de vida.


Como consumidores buscamos maximizar el uso de nuestro dinero, es decir, preferimos mejores productos y servicios a menores precios. Las decisiones de compra que tomamos se basan en los incentivos que son capaces de generar los diversos ofertantes del mercado, es así que permitir la competencia masiva, como un posible producto de ser un miembro más de este proyecto, significaría una mayor ganancia para nosotros como consumidores.

Hemos sido testigos del alza en el transporte público interprovincial, la subida del precio del pan, el incremento en el precio del aceite de palma, entre otros. La solución a esto no se encuentra en los subsidios, mismos que salen igualmente de nuestros bolsillos, la verdadera solución está en la libre competencia que nos permite a los compradores obtener mejores precios y más opciones para elegir.


¿Acaso no le gustaría a usted, producto de la competencia, poder comprar mañana 2 litros de leche por un dólar a un litro por el mismo dólar en este momento? Lo primero, nos lo ofrece este acuerdo y puede poner el nombre del producto que prefiera.

Mientras no permitamos mercados libres, estamos condenados a precios altos con calidades cuestionables.


No podemos defender los intereses de pocos que se niegan a la competitividad bajo la frase ¨nos veremos forzados a despedir a nuestros empleados¨, no podemos permitir un mercado con competencia limitada, cuando la misma en su desarrollo constante, es la que produce un mayor bienestar para todos.


Atravesamos una crisis de desempleo, según el INEC solo el 34% de la población activa cuenta con empleo adecuado, misma crisis que se está empeorando por las restricciones que ha tenido el mercado como respuesta del gobierno para evitar el avance de la crisis sanitaria. Por ello, el gobierno entrante tiene un gran reto por delante: llegar a acuerdos puntuales con los diferentes sectores productivos, sin caer en proteccionismos. Se necesita lograr un trabajo conjunto para disminuir los aranceles en materias primas, eliminar el impuesto a la salida de divisas, reducir los costos de electricidad, generar nuevas modalidades contractuales, entre otros, y así convertir a nuestra industria en competidora de “talla” internacional además de mantener las plazas de empleo ya existentes. ¡Las oportunidades que nos brinda el libre mercado son más que las amenazas!


Entrar a esta alianza traería consigo mayor empleo dados los flujos de inversión extranjera que entrarían, asimismo, nos daría la capacidad de negociación en bloque para lograr, en el largo plazo, nuevos y mejores acuerdos comerciales con las diferentes economías del mundo que no lograríamos por cuenta propia. Por otro lado, también ayudaría a generar el desarrollo económico que tanto necesita nuestro país.


Constantemente, pedimos mejores condiciones para poder lograr nuestros objetivos personales, pero cuando estamos en frente de ellas, somos reacios a aceptarlas sin antes analizarlas.


Es hora de un cambio en el Ecuador, uno que genere oportunidades de crecimiento para cada uno de sus habitantes. De la mano de este nuevo gobierno, se pueden crear las condiciones necesarias para ese Ecuador prospero que todos, los que amamos a la patria, soñamos.



328 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page