China tras bastidores

China planea traer a la vida a la distopía de 1984 de George Orwell

El día miércoles 1 de julio, en medio de la conmemoración por los 23 años del regreso de Hong Kong a la soberanía China, se ha consagrado la avanzada emprendida por el partido comunista chino contra este enclave de libertad.


La estocada final se fundamenta en la nueva ley de Seguridad Nacional, que solo se hizo pública con su entrada en vigor, con la cual el estatus especial del que gozaba Hong Kong desde 1997 –cuando el Reino Unido “entrega” a China la soberanía de su antigua colonia–, ha sido quebrantado, poniendo en completo peligro a la autonomía de este territorio.


Son 66 artículos los que constituyen a esta ley, cuatro de ellos corresponden a la represión de crímenes y corresponden a:

  1. Secesión: Separación del país.

  2. Subversión: Alterar el orden público y socavar a la autoridad central.

  3. Terrorismo: Uso de la violencia indiscriminada para la consecución de ciertos fines.

  4. Colusión con fuerzas exteriores y extranjeras.

Las penas irían desde los 10 años de prisión hasta la cadena perpetua, cuando las faltas son consideradas graves.


Según un reportaje de la BBC: “El articulo 55 […] contiene un lenguaje muy abierto a la interpretación. Le da a las fuerzas de seguridad chinas el derecho a investigar casos de seguridad nacional "complejos", "serios" o "difíciles", palabras que son subjetivas y maleables”. Además, “los juicios pueden celebrarse en secreto (artículo 41) y sin jurado (artículo 46). Los jueces pueden ser elegidos a dedo (artículo 44) por la jefatura ejecutiva de Hong Kong, que responde directamente a Pekín”.


En el mismo reportaje se señala que China pudo llevar a cabo esta ley –pese a que existía un acuerdo de traspaso– porque La Ley Fundamental dice que las leyes chinas no pueden aplicarse en Hong Kong a menos que estén enumeradas en una sección llamada Anexo III.


Empero, en la actualidad, ya hay algunas leyes enumeradas allí, en su mayoría no controvertidas y en torno a la política exterior. Estas leyes se pueden introducir por decreto, lo que significa que pasan por alto el parlamento de la ciudad.


Usualmente, en esta fecha, se realizaba la “tradicional manifestación antigubernamental”. Sin embargo, las autoridades chinas la prohibieron por primera vez en 17 años, de acuerdo a la Agencia EFE.


Pese a esta prohibición, los civiles hongkoneses salieron a protestar, aunque ya estaba en vigencia la ley de Seguridad Nacional. En virtud de ello, cientos de personas han sido detenidas en las últimas horas.


Estos hechos podrían ser sumados a la larga lista de violaciones a los derechos humanos y ataques a la libertad perpetrados por China hacia sus propios ciudadanos.