top of page

El futuro de la ASAMBLEA NACIONAL



Foto: Asamblea Nacional


Analizar la composición de las fuerzas políticas dentro de la Asamblea, se queda corto y corresponde al abordaje de la vieja política. El votante ha hablado, sus mensajes son claros para la clase política y ahora deben procesarlos y trasladarlos a la gestión legislativa y política porque la democracia representativa no se da por sentada, se tiene que construir con gestión y eficiencia.


A partir de la vigencia de la Constitución del 2008, la Función Legislativa fue modificada; en su composición y atribuciones; se agregaron las circunscripciones del exterior y la posibilidad de elegir asambleístas regionales cuando éstas se conformen. Además, se le retiró la facultad de designar a los funcionarios de los organismos de control, al Procurador General del Estado, y a los miembros del Consejo Nacional Electoral.


Ciertamente, el modelo hiper-presidencialista de la parte orgánica de la Constitución le restó peso a la que en Democracia es la primera función del Estado, a esto se sumó una Ley Orgánica de la Función Legislativa que limitó el ejercicio pleno de la facultad de fiscalización.


La gestión de los períodos anteriores pasó del control absoluto de una fuerza política a una relación cuestionable entre el Ejecutivo y Legislativo.


Comportamiento de la Asamblea en los períodos 2009-2013 y 2013-2017


Entre 2009 y 2013 todos los proyectos de ley de iniciativa del Ejecutivo fueron calificado por el CAL, durante la presidencia de Rafael Correa fue evidente que el Ejecutivo marcó la agenda legislativa.


En ese mismo período en materia de fiscalización, se presentaron 19 solicitudes de juicio político. De ellas, 17 fueron archivados en la Comisión de Fiscalización y dos procesos devinieron en juicio político.


En el período 2013-2017 AP obtuvo una mayoría parlamentaria inédita, se aprobaron más de 65 leyes, las enviadas por el Ejecutivo eran prioritarias y ocurrieron hechos lamentables en materia parlamentaria, como la aprobación- sin debate- de la Ley Orgánica de Comunicación.


En el período actual, lo que hemos visto es una Asamblea entrampada en discusiones muy alejadas de los problemas de los ecuatorianos, una institución debilitada con escándalos internos y con una imagen deteriorada que ha derivado en que solo 2% de la población ecuatoriana crea en la Asamblea.1


Nuevas reglas de fiscalización


Ahora bien, el 14 de mayo venidero no solo se estrena una nueva Asamblea, sino además entra en vigencia una reforma integral a la Ley Orgánica de la Función Legislativa (LOFL); que modifica sustancialmente las reglas para el ejercicio de la fiscalización, por ejemplo, los asambleístas de manera individual y directamente podrán requerir información o comparecencias a los funcionarios sujetos a control político, bajo las reglas de la ley anterior, los pedidos de información pasaban por el filtro del CAL.


Otra de las reformas permite al Pleno requerir a una de las Comisiones o a la Comisión de Fiscalización la investigación sobre la actuación de cualquier funcionario público de las distintas funciones del Estado; la Comisión encargada de la investigación puede recomendar el inicio del trámite de juicio político.


Correlación de fuerzas:


De los 137 asambleístas Unión por la Esperanza que impulsó la candidatura presidencial de Andrés Araúz alcanzó la primera mayoría dentro de la Asamblea Nacional con 48 curules; la segunda mayoría corresponde a la Unidad Plurinacional Pachakutik, que alcanzó un hito en su participación política logrando 27 curules; le sigue la Izquierda Democrática con 18 escaños. Mientras que, el PSC y CREO que corrieron en alianza para apoyar la candidatura de Guillermo Lasso y con listas independientes para la Asamblea, alcanzaron 19 y 12 asambleístas respectivamente. Luego están las minorías o independientes que suman 13 legisladores.


Ninguna de las fuerzas políticas con posibilidad de constituir bloque cuenta con mayoría absoluta, misma que se conforma con 70 voluntades.


Lo inmediato


El 14 de mayo del 2021 se instalará en Quito la Asamblea Nacional para el período 2021-2025. En la sesión de instalación, tal y como manda la LOFL, el Pleno elegirá a sus autoridades para los primeros dos años de gestión; es decir, se designará a los integrantes del Consejo de Administración Legislativa (CAL): Presidente de la Asamblea, Primer Vicepresidente, Segundo Vicepresidente y 4 Vocales.


Esta sesión de instalación estará dirigida por los tres asambleístas nacionales que encabezaron las listas con mayor votación consolidada, serán: Pierina Correa (UNES), Salvador Quishpe (PK) y Wilma Andrade (ID) en su orden ocuparán dirección, subdirección y la secretaría.


Respecto a la designación, las reformas a la LOFL, incluyeron ciertos criterios a observar: paridad, alternancia de género e interculturalidad, este parámetro es ya un indicador de la próxima designación.


Entre las potestades del CAL, se cuenta la calificación de los proyectos de ley y la admisión a trámite de las solicitudes de juicio político. En la sesión siguiente a la de instalación, el Pleno deberá aprobar la integración de las Comisiones Especializadas permanentes y ,con ello, otro espacio en el que las fuerzas políticas están avocadas al diálogo y consenso.


¿Tener oposición en el Legislativo significa no tener capacidad de gobernabilidad?


No necesariamente, está por verse qué fuerza se posiciona como legítimo contradictor del Gobierno, y qué tipo de oposición hace. Finalmente, para una democracia, la oposición política decente es deseable y necesaria.


Oposición no tiene por qué traducirse en bloqueo si la clase política entiende la nueva realidad y posiciona la agenda de la gente por sobre la agenda de los políticos, claro está.

Los votantes de la ID no son una masa homogénea como tampoco lo son los votantes de CREO o del PSC. El movimiento indígena tampoco es homogéneo, están los indígenas evangélicos, están las distintas organizaciones como la FEINE, FENOCIN, ECUARUNARI; basta recordar que antes del 11 de abril, un intento de colocar el apoyo de cierta dirigencia de la CONAIE a la candidatura de Arauz y con ello endosar el voto indígena de la Sierra centro, falló rotundamente.


El modelo cuasi totalitario se agotó, así como el modelo del “Ecuador ingobernable” de los 90s con las élites políticas enquistadas en el Congreso; estamos en un nuevo ciclo, marcado por las crisis sanitaria, social y económica; el tejido social está roto y ,sin duda, la motivación política de este tiempo debería ser trabajar en recomponerlo.


La Asamblea es una institución fundamental en la tarea de unir a un país fraccionado, la pregunta es si ¿Estará a la altura de las circunstancias?



















1 | https://www.primicias.ec/noticias/politica/futura-asamblea-nacional-reto-mejorar-imagen/

108 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page