¿En qué quedó la eterna D?

El lunes 06 de julio, durante una cadena nacional, el presidente Lenin Moreno anunció que el gobierno logró un acuerdo con los tenedores de la deuda externa ecuatoriana.


En consecuencia, USD 16 000 millones serán liberados, los cuales el mandatario señaló que serían utilizados para los rubros de: educación, salud y alimentación.

Además, el capital adeudado se reducirá en USD 15 000 millones, ya que, la tasa de interés se ha reducido sustancialmente en cuatro puntos, es decir, paso de 9,2% a 5,2%.


Asimismo, el mandatario informó que, debido al reperfilamiento de la deuda que viene realizándose desde el 02 de junio, el país contará con cinco años de gracia para el pago de capital y dos para los intereses.


Los tenedores de bonos del Ecuador son un “Grupo Ad Hoc”, conformado principalmente por: Alliance Bernstein, Ashmore Investment Management Limited y Ashmore Investment Advisors Limited, BlackRock Financial Management, Inc. y sus filiales, BlueBay Asset Management LLP, y Wellington Management Company LLP.


En la actualidad, estos grupos poseen alrededor de 45% del monto de los bonos que circulan en el país. El grupo señaló que este acuerdo brindaría a Ecuador un alivio significativo de la deuda en los próximos años, de tal manera que, el país pueda recuperarse de la crisis de COVID-19.


Por otro lado, la deuda interna que representa el 29% del total de los compromisos que mantiene el Estado ecuatoriano -equivalentes a USD 16 853 millones al mes de mayo-será reestructurada, según indicó el ministro de Finanzas Richard Martínez.


En su mayoría, este monto está compuesto por títulos del Estado que están en las manos de la Seguridad Social y del Banco Central, afirma Jaime Carrera, secretario del Observatorio de la Política Fiscal.