El crédito con el FMI no es ni tendencia