Realidad y desafíos para un regreso seguro en la industria

Actualizado: jul 21

Los ecuatorianos debemos recurrir como estrategia inicial a la prevención

El nuevo coronavirus SARS-CoV2 es el causante de la enfermedad denominada Corona Virus Disease 2019 o mejor conocida como Covid‑19. Detectado por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, en China. [1]


Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS). [2]


A medida que el brote de la Covid-19 continúa evolucionando, se han hecho comparaciones con la gripe estacional o influenza. Ambas causan enfermedades respiratorias, sin embargo, existen diferencias importantes entre los dos virus y cómo se propagan. Esto tiene repercusiones importantes para las medidas de salud pública que deben implementarse para responder a cada virus. [3]


La velocidad de transmisión marca una diferencia importante. El virus de la gripe presenta síntomas antes que el virus de la COVID-19 y además posee un menor tiempo transcurrido entre casos sucesivos. Se estima que el intervalo de serie del virus de la Covid-19 es entre cinco y seis días, mientras que en el caso del virus de la gripe es de tres días. Esto significa que la gripe puede propagarse más rápidamente que la Covid-19. [3]


Además, la transmisión en los primeros tres a cinco días de la enfermedad, o transmisión potencialmente presintomática (transmisión del virus antes de la aparición de síntomas), es un importante factor de transmisión de la gripe. Por el contrario, si bien estamos comprobando que hay personas que pueden transmitir el virus de la Covid-19 en las 24 o 48 horas anteriores a la aparición de síntomas, no parece por ahora que se trate de un importante factor de transmisión. [3]


Se calcula que el número de infecciones secundarias generadas a partir de un individuo infectado es de entre dos a 2,5 para Covid-19, mayor que para la influenza. Sin embargo, las estimaciones tanto para Covid-19 como para los virus de la gripe son muy específicas del contexto y el período de tiempo, lo que dificulta las comparaciones directas. [3]


La tasa de mortalidad de la Covid-19 parece mayor que la de la gripe, especialmente la gripe estacional. Aunque se tardará un tiempo en determinar con exactitud la verdadera tasa de mortalidad de la COVID-19, los datos reunidos hasta ahora indican que la tasa de mortalidad bruta (el número de muertes notificadas dividido por el número de casos notificados) oscila entre el 3% y el 4%. En el caso de la gripe estacional, la tasa de mortalidad suele ser muy inferior al 0,1%. [3]


El problema ecuatoriano


La tasa de mortalidad por Covid-19 depende en gran medida del acceso a la atención de la salud y a la calidad de esta. Considerando que esta nueva enfermedad puede asemejarse a una neumonía y que su contagio es veloz, es necesario contar con muchos más recursos hospitalarios para poder enfrentarla.


Uno de los indicadores sobre recursos hospitalarios es el número de camas cada mil habitantes, donde la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere al menos tener 2,5 camas por persona en condiciones normales. En Ecuador ninguna provincia cumple con este estándar.


Gráfico 1. Número de camas por cada mil habitantes (2018)

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)


Esta carencia de recursos hospitalarios produjo que el sistema de salud ecuatoriano se sature rápidamente debido a la pandemia por lo que la capacidad para atender a las personas debidamente se vio mermada tanto para las personas con Covid-19 como para personas con otras enfermedades preexistentes.


En retrospectiva, podemos observar los errores cometidos en el tratamiento de la pandemia en Ecuador, como la falta de control efectivo para el ingreso de personas que provenían de países con casos de Covid-19, la ausencia de pruebas masivas que nos permitan saber lo que realmente sucedía y sucede en Ecuador, la falta de proactividad por parte del sector público y privado. Sin embargo, hay actividades que podemos realizar a partir de ahora.


El Regreso seguro a las actividades productivas


Debemos tomar en consideración que, si bien gracias al apoyo del sector privado y la gestión del sector público existen mayores recursos en el sistema de salud, aún la brecha para poder tener un sistema que responda eficientemente ante la pandemia es muy amplia. Por lo tanto, es necesario tomar suficientes medidas de prevención para evitar que se vuelva a saturar.


Se puede observar que la cuarentena tan estricta que vivimos a partir del 12 de marzo se volvió inviable. Los ecuatorianos no veníamos de una época de bonanza, de riqueza, desarrollo y crecimiento económico. Al contrario, veníamos de una economía estancada, sin ahorros y sin las mejores perspectivas. La situación real de los ecuatorianos nos dice que no existen recursos que soporten seguir manteniendo paralizada la economía.


Ante esto, es necesario instaurar un clima de confianza mediante el diálogo para aplicar de manera efectiva las medidas destinadas a enfrentar el brote de Covid-19 y sus repercusiones. Fortalecer el respeto de los mecanismos de diálogo social y utilizarlos es una forma de cimentar la resiliencia y el compromiso de los empleadores y de los trabajadores para la adopción de medidas de política que podrían resultar muy impactantes para las partes involucradas, pero necesarias. Esto es especialmente importante en momentos de creciente tensión social.


La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que la epidemia de Covid-19 podría cobrarse casi 25 millones de empleos en el mundo. Ante esta situación resulta de vital importancia, la promoción de una política activa destinada a fomentar el pleno empleo productivo, salvaguardando la continuidad de las empresas, que sin duda tendrá que incluir medidas de estímulo fiscal. [4]


A su vez la OIT ha establecido que deben establecerse medidas de bioseguridad para un retorno seguro de las actividades. Desde la Cámara de Industrias de Guayaquil se desarrolló el Protocolo de Prevención de Riesgos Laborales Covid-19 “Regreso Seguro”, en base a la aplicación, estudio y análisis de medidas por parte de diferentes empresas como: Calbaq, Farmayala y Labiosa, Arca Continental, Hotel Hilton Guayaquil, Nestlé Ecuador, Cervecería Nacional, Tonicorp y Almacenes TIA.


A ello le fueron sumadas las medidas dispuestas en la Ordenanza que establece las medidas para evitar la propagación de Covid-19 en los establecimientos del Municipio de Guayaquil, disposiciones del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional y demás documentos tanto nacionales como internacionales.


A pesar de que varias de las medidas propuestas en el Protocolo han sido aplicadas previo a las disposiciones estatales, se debe destacar que pueden ser aplicadas acorde a la realidad de cada empresa. Las principales medidas llevadas a cabo han sido:

  1. Evaluación de personal con sintomatología o que hayan estado en riesgo de contagio por la enfermedad.

  2. Protección de grupos prioritarios.

  3. Priorización del teletrabajo para quienes han podido cumplir con sus labores debidamente a través de esta modalidad.

  4. Cumplimiento con las medidas necesarias para asegurar el debido distanciamiento social.

  5. Utilización correcta y diligente de los equipos de protección personal.

  6. Establecimiento de protocolos de higiene tanto del personal como de los espacios de trabajo.

La OMS ha advertido en varios ocasiones que de no respetarse las medidas de distanciamiento social así como las demás medidas de bioseguridad la probabilidad de un rebrote son altas. Varios alcaldes han mencionado la alternativa de regresar a semáforo rojo en caso de señales de saturación del sistema por rebrote, como es el caso de Machachi.


Tomando ambas advertencias en consideración, es importante recalcar que el riesgo de saturar el sistema de salud y de regresar a una cuarentena tan rígida como la hemos vivido por cerca de dos meses es inminente si no cumplimos con las medidas correspondientes, agravando aún más nuestra crisis sanitaria y económica.


Por este motivo, depende de cada uno de los individuos, organizaciones y empresas que pongan su parte para contribuir a la prevención del contagio y, así, lograr que la emergencia se aplaque. Hoy más que nunca es nuestra responsabilidad asumir obligaciones. Delegar a un Estado quebrado la respuesta de la pandemia y la reactivación económica es ahogar nuestro futuro y apostar por un sistema proteccionista que no nos lleva a la prosperidad.


Referencias:

[1] Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Coronavirus COVID 19. Recuperado de: https://www.salud.gob.ec/coronavirus-covid-19/

[2] Organización Mundial de la Salud. Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Recuperado de: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

[3] Organización Panamericana de la Salud. Similitudes y diferencias entre la COVID-19 y la gripe. Recuperado de: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=15760:similarities-and-differences-covid-19-and-influenza&Itemid=1926&lang=es

[4] Organización Internacional del Trabajo. Las normas de la OIT y el COVID-19. Recuperado de: https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_norm/---normes/documents/publication/wcms_739939.pdf

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
LIBRE RAZÓN
Oficina Quito:  Vasco de Contreras N35-236
Teléfonos: (+593) 02 443 085 | +593 0998 352936
Contacto: librerazon@gmail.com
 Quito, Ecuador